yo decido eltrendelalibertad

LA PELÍCULA QUE NUNCA VERÁ GALLARDÓN

UN FILM COLECTIVO PARA PARAR LOS PIES A LA REFORMA DE LA LEY DEL ABORTO

La directora Chus Gutiérrez recibió un mail el 22 de enero de 2014. La socióloga Pilar Aguilar le que pedía que las mujeres cineastas se movieran para registrar cómo un pequeño grupo feminista de Gijón, Les Comadres, y Las Mujeres por la Igualdad de Barredos estaban organizando El Tren de la Libertad. Su objetivo era llegar a Madrid y manifestarse por la libertad de decidir y contra la reforma de la actual Ley del aborto.

El mail tardó pocas horas en recibir más de 100 respuestas de mujeres del cine y los medios audiovisuales que se sumaban a documentar las movilizaciones. Junto con algunas asociaciones, productoras y empresas fundaron el Colectivo de Mujeres Cineastas Contra la Reforma de la Ley del Aborto. Se organizaron para cubrir la manifestación con más de 20 unidades de rodaje y de ahí surgió el documental Yo Decido. El Tren de la Libertad.

Y posteriormente volvieron a reunirse para sacar adelante la producción y dar forma a esas 200 horas de grabación -entre los viajes y entrevistas- que habían reunido. El esfuerzo, aunque todavía haya que pagar de gastos de materiales, subtitulados o laboratorio, ha merecido la pena. Nos lo cuenta la guionista Virginia Yagüe, que es una de las 80 cineastas metidas en el proyecto.

Vice: Es un film colectivo, ¿teníais claro el enfoque desde el principio? ¿Por dónde queríais ir?

Virginia Yagüe:Por el propio concepto de la acción propuesta por las Comadres y las mujeres de Barredos, tuvimos claro que había que seguir el viaje que se iniciaba desde distintas ciudades hasta Madrid. También vimos que lo que nacía como una pequeña iniciativa poco a poco se iba agrandando, con distintas acciones asociadas y movilizaciones internacionales, haciendo que lo pequeño se dimensionara y llegara a una verdadera explosión colectiva el 1 de febrero. Esto ya nos marcó una estructura matriz para el guion.

Y qué pasos distéis…

A partir de aquí, y procesando el material sobre esta pauta, no tardamos en ver claro que debíamos respetar la expresión de los participantes en la manifestación. Teníamos horas y horas de entrevistas de gente muy distinta, venida de todas partes. En seguida valoramos la potencia que eso tenía. La película debía ser real y verdadera. Todo lo que está en el documental responde a un registro puro. Nosotras solo pusimos cámaras y micrófonos para recoger lo que nos donaban las personas que allí estaban.

Se habrá quedado fuera mucho material, ¿cómo fue ese proceso?

Supuso un tremendo esfuerzo, de visionado, selección, volcado. El procesamiento de más de 200 horas de grabación fue un auténtico reto. En este sentido esta película debe un reconocimiento especial a todas las compañeras que han estado en el equipo de montaje, con la gran Teresa Font al frente.

¿Piensas que lograron algo esas marchas?

La manifestación del día 1, seguida por la convocada el día 8 y las distintas protestas colectivas que han surgido a partir de ese momento… Todas estas acciones contribuyen a hacer reflexionar sobre una reforma de ley innecesaria e injusta que dinamita la libertad de las mujeres, que nos hace retroceder en nuestra historia, echando por tierra derechos que han costado años adquirir. En nuestro caso, la película constituye una herramienta para llamar a esa reflexión y movilización ciudadana. Este esfuerzo colectivo se ha hecho como contribución de las mujeres del cine y los medios audiovisuales a una lucha que consideramos justa y urgente de la sociedad civil española para lograr que ni en España ni en ningún otro país se retrocedan, renegocien o se limiten en modo alguno los derechos de las mujeres a decidir libremente sobre su cuerpo y su sexualidad, sin que ninguna intervención externa se interponga o medie.

 

Personalmente, cómo las viviste…

Como presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y Medios audiovisuales (CIMA) ver a las mujeres del sector, a las cineastas, trabajando colectivamente y unidas, dando un paso al frente para defender los derechos y libertades de las mujeres y, por extensión, de toda la ciudadanía, me produjo una emoción que todavía continúa. Ratifica que las profesionales de nuestro sector somos conscientes del poder de los medios audiovisuales para recoger y documentar lo que ocurre en nuestra sociedad y trasmitir valores positivos y justos. También reafirma el compromiso de las cineastas españolas con la sociedad y el momento histórico, cultural y político que nos toca vivir.

Parece que antes de las vacaciones del ministro, tratará de aprobar la Ley, ¿creéis que se está a tiempo de cambiar algo?

Hay que hacer presión, ruido, que se nos oiga y no rendirnos. Desde luego entendemos que intentar la tramitación de esta ley con esta alevosía persigue esa intención por eso debemos estar alerta. Por eso nuestro colectivo, junto a distintos representantes de la sociedad civil, participó en el Congreso de los Diputados el pasado día 3 de julio para expresar nuestra rotunda oposición a esta reforma de ley. Por eso nuestro empeño de estrenar la película el día 10 de julio. Porque esta reforma no se puede tolerar. No podemos permitirnos estar a la cabeza de la política más retrógrada y misógina de toda Europa.

¿Por qué ahora tocar una ley y fomentar un debate que no estaba en la calle?

Es llamativo que se destinen fuerzas y recursos a cambiar una ley que funcionaba y que no generaba controversia social. Sólo puedo pensar en razones de sesgo religioso para tratar de tramitar este cambio legislativo. Estas últimas razones no podrán ser jamás reconocidas por el señor ministro de Justicia, promotor de esta reforma, puesto que desde 1978 y, tal y como recoge nuestra Constitución, nuestro país se reconoce como un Estado aconfesional.

El proyecto va a tener continuidad, habéis pensado en acciones…

La película no tendrá recorrido comercial. El Colectivo de Mujeres Cineastas Contra la Reforma de la Ley del Aborto se ha organizado para el estreno simultáneo del día 10 de julio en más de 80 localidades de toda España, que será de entrada libre, y de distribución y descarga gratuita a través de Internet y distintas plataformas, en los días sucesivos de julio. El objetivo es que la película sirva como herramienta de reflexión, explicación y movilización para impedir esta injusta e innecesaria reforma de ley.

Si pudierais enviarle algún mensaje al ministro y a los que apoyan esta reforma en la ley…

Les recordaría que ser representantes del gobierno implica, necesariamente, atender la voluntad del pueblo y no darle la espalda atendiendo dictados marcados por un determinando sesgo ideológico o religioso. Ser ministro implica asumir responsabilidades legislativas que trascienden las opiniones personales o privadas. Si  estas colisionan con su labor ministerial siempre queda la honrosa salida de la dimisión. Esta reforma es injusta, retrógrada y, sobre todo, innecesaria. Atenta contra la libertad y los derechos de las mujeres de este país y resulta, simplemente, intolerable.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario