Es una portada súper llamativa, por no hablar del título, así que es normal que me entrasen ganas de leerlo nada más encontrármela. Y encima, haciendo referencia al Quijote, ahora que estamos celebrando en aniversario…
De todas formas, no tenía ni idea de qué iba, solo que era una comedia romántica… ¡y ha resultado  ser una novela LGTB! Ha sido una gran sorpresa, pues ver que cada vez se va “normalizando” más el tema, aunque sea en literatura, me parece un importante paso para que también se normalice en la vida real.
Todo empieza con un musical del Quijote bastante peculiar en el que coincidirán Nick y Álex, quienes seguramente en circunstancias normales no habrían intercambiado ni una palabra, pero sus papeles protagonistas, Dulcinea y Quijote, las hacen acercarse cada vez más…
Un pavo rosa tiene un gran inicio: una situación bastante complicada para ambas protagonistas, sobre todo para Nick, que no es capaz de comprender lo que ha hecho, mientras que Alex se topa con que su gran amor no está tan ilusionada como ella. Así que engancha desde el primer momento.
El problema es que a medida que iba avanzando con la historia, sentía que iba perdiendo poco a poco la gracia del principio, y por otro lado, hay tantos saltos temporales que llegado un momento no tenía ni idea de cuándo ocurría lo que estaba leyendo, pues todo empieza en el presente pero también se van enlazando retazos del pasado. Y tal vez por eso se me hiciera un poco cuesta arriba seguir leyéndolo.
Los personajes son de los más variopintos: Nick es una malota que pasa de todo y a la que no le importa nadie más que ella misma, ni siquiera los que se supone que son sus amigos, y que en ese ansia de “moderna” quiere probarlo todo y hacer lo que le dé la gana, y sin embargo le cuesta aceptar el hecho de sentirse atraída por las mujeres. Y… no la he aguantado, de tan egocéntrica y prepotente como era me entraban ganas de arrearle con una silla. ¿Y Álex? Es la rara, siempre dándole vueltas a un montón de ideas en su cabeza y bastante friki, enamorada de Nick desde el primer momento en el que se cruza con ella, pero muy inocente en todo lo que ocurre a su alrededor.
Hay que reconocer que la forma de hablar de cada personaje está realmente conseguida, pues solo con leer una frase ya sabemos quién está hablando, y además, el libro está lleno de referencias a personajes, películas y a grupos de los 90 -aunque a mí me pillaron bastante pequeña y me he perdido un poco-.
Así que… aunque me ha sorprendido por lo original y entretenida que ha sido la historia, los saltos temporales y la asquerosa de Nick me han estropeado un poco el disfrute.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario