Ilustración de Olivia Hardy

“Situaciones Sentimentales Divertidas”: ha pasado de “tu amor es un romántico paseo en barco” a “TITANIC”.

“SSD” es un grupo de Facebook que nos regala frases como la que ha titulado este artículo y de allí a las efemérides de este mes.

En 1912 zarpó y se hundió el Titanic, todo en 5 días (10 y 15 de abril respectivamente). Una de las tragedias más telegrafiadas de la época dio para reportajes, documentales y la romántica muerte de Di Caprio (así les va a los que se creen “los reyes del mundo”!).

 Cuando nos enamoramos lo damos y recibimos todo en un torbellino de sentimientos y entrega: romanticismo y lujuria ilimitada. El sexo tántrico se lo regalamos a los monjes budistas.

 El amor viene de la mano del deseo, por lo menos los primeros 6 meses están asegurados, pero del romántico paseo en barco al hundimiento del Titanic hay sólo un polvazo… DE MENOS.

 Observamos a nuestra churri sentada a nuestra vera en el sofá -que ya va adaptándose a nuestra anatomía- y nos imaginamos viejitas tomadas del brazo y caminando por la orilla del mar (así, si nos caemos, nos matamos las dos)… pero para llegar a ese momento de adorado Imserso, no podemos dejarnos vencer por la falta de apetito sexual, que las “abuelitas” también follan, queridas mías, y para eso se inventaron los lubricantes al agua -y lo que rinde un botellín de esos!- Y la respuesta es sí; ya he comenzado a usarlo, y lo a gustito que me quedo.

 La punta del iceberg se ve venir: ¿cuándo fue la última vez que fornicaron sobre la mesa del comedor/ al aire libre/ haciendo el pino?… ¿cuándo fue la última vez que le rasgaste la camiseta tirándola sobre la cama?… ¿cuándo fue la última vez??… ¿cuántas veces el último mes??!! AHA!.

 Las cenas románticas están bien en tanto y en cuanto se coman el postre mutuamente en la cama, 69 mediante y/o con arneses, vibradores o teatralizando alguna fantasía, como para sumarle un poco de morbo.

 El principio del fin es cuando nos planteamos el sexo como algo que apuntamos para hacer el fin de semana. NO se puede poner dentro de la lista mental del día: comprar cebollas, rollo de cocina, lejía 2 en 1 y follar antes de quedarme dormida después de la cena del sábado. He sabido de osos perezosos que le ponen más pasión.

 Según un estudio de la socióloga Pepper Schwartz la “fusión” emocional y afectiva entre dos mujeres lesbianas es tan alta y tan profunda que se inhibe entre ellas el deseo sexual, o la conocida como “muerte en la cama” lésbica… ¡Y UNA MIERDA!. Simplemente muere la pasión como en cualquier pareja, no nos engañemos. Además que los datos recogidos en aquel entonces -1983- no reflejan la realidad del Siglo XXI.

 Una sexualidad algo más sosegada, eso si, pero absolutamente necesaria se hace imperiosa. Que no te vendan la moto, todavía no hay estadísticas al respecto pero ya veremos en los futuros geriátricos “entendidos” el intercambio de habitaciones, cuchicheos en los pasillos y posibles (¿por qué no?) carteles colgados en los pestillos: “Tijerta in progress”.

 Prefiero quedarme muerta en la cama por descaderamiento, que hacerme cargo de un tópico que nada tiene que ver con mi apetito.

 Quizás no estaremos para una mariscada completa regada con un rico vinito blanco de maceración carbónica, pero sí para una buena copita de cava, unas ostras y una hielera, que a falta de iceberg, ya nos lo cargaremos al calor de los cuerpos.

Escrito por: María Pía

Be Sociable, Share!
Categorías: Abril, CMB-2011, Cuenta-Les

Deja un comentario