madwars
El año pasado fue grandioso para el cine, grandes series regresaron a las salas de todo el mundo: Terminator, Jurassic World, James Bond, Mission Impossible… Pero sin duda alguna las dos más grandes fueron Star Wars y Mad Max.
Mad Max: Fury Road fue la pelicula de acción más ch1ngona del 2015, alcanzó la excelencia técnica en todos los sentidos y sus 10 nominaciones al Oscar lo demuestran. Por su parte Star Wars: The Force Awakens se alza como la cinta más importante del año por todo lo que representa.
Estas dos películas son un deleite para el público geek, los que fueron arrastrados a los cines por la nostalgia y los que crecimos con la influencia de estas cintas en la cultura popular. Pero sobresalieron por algo más, ambas cintas están cargadas de un discurso feminista muy importante y bien logrado.

¿Qué es el feminismo?

Antes de que comiences con la ridícula palabrita “feminazi” pongamos un poco de orden. Definiciones existen muchas porque existen muchas formas de feminismo y este se adapta a las necesidades propias de su entorno.
Un significado literal del feminismo sería el siguiente:  movimiento social que exige la igualdad de derechos de las mujeres frente a los hombres. Del latín femĭna, que significa ‘mujer’, e “-ismo”, que denota ‘doctrina’ o ‘movimiento’.
Hay muchos errores de mala interpretación, el feminismo no es un movimiento uniforme ni que actúe como bloque, este movimiento ha cambiado, y no en el sentido de “las feministas de antes luchaban por su derecho a votar, las de ahora por su derecho a no depilarse”.
En efecto se han logrado grandes victorias como el sufragio, algunos derechos reproductivos y laborales, pero estamos lejos de conseguir igualdad de condiciones.
Según el Instituto de las mujeres de la Ciudad de México, el feminismo de igualdad aspira a una sociedad en la que se superen los estereotipos de sexo y género.
Plantea que mujeres y hombres tienen los mismos derechos y pueden participar en todas las estructuras sociales, reconociendo la diversidad de mujeres y hombres. Es esta definición que vamos usar.

Mujeres de acción

Cuando hablamos de cine de acción lo que salta a nuestra mente son tipos duros, musculosos y ensangrentados —otro estereotipo nacido del machismo— y se da por entendido que es un tipo de películas para hombres, donde las mujeres participan como trofeo, damiselas en apuros o simplemente como atractivo visual
Hasta hace muy poco las mujeres protagonistas eran la excepción a la regla:  Ripley, Sarah Connor y Beatrix Kiddo son estandartes femeninos en las películas de acción, pero son prácticamente el mismo personaje.
Incluso en los videojuegos las mujeres han tenido una participación menor en todo, y eso no corresponde a la realidad donde cada día tenemos más y más chicas en la industria: gamers, desarrolladoras, periodistas, diseñadoras, etc.
Tan sólo hace falta echar un ojo a Lara Croft y su evolución para darse cuenta de cómo están cambiando las cosas, sus juegos recientes demuestran que no necesitas ropa entallada y pechos gigantes para ser una mujer de acción.
¿Por qué es importante? ¿Por qué tanto drama si son sólo juegos y películas? Hay una cosa llamada representación, cuando nosotros consumimos estos productos queremos vernos reflejados en los personajes, formamos héroes y modelos a seguir, estos trascienden en la cultura y van dando forma a nuestro entorno.
Dale un vistazo al cine de oro mexicano y dime si no conoces a alguien que siga pensando en ese modelo de hombría, generaciones enteras que crecen con el cine y la televisión hacen suyas las ideas que ven ahí.

Star Wars: El despertar de la fuerza femenina

En gustos se rompen géneros, y la última pelicula de Star Wars encantó a muchos y decepcionó a unos pocos por su trama, pero no se puede negar lo importante que es para el público geek y el gran impacto que tiene en la cultura.
Después de 6 películas donde los personajes femeninos eran mínimos, Rey se convierte en una nueva esperanza para el género. Por primera vez en la saga, tenemos a un personaje femenino que no tiene que ser rescatada, que no es el objeto romántico de nadie y que lleva el peso de la historia sobre sus hombros.
Pero esto no la convierte en un ente todopoderoso, Rey tiene aliados, amigos como Han Solo y Finn, quienes la complementan sin disminuir su papel o importancia.
Esto es muy importante porque en el mundo que habitamos, Star Wars es casi religión, todos conocen a Luke Skywalker, a Darth Vader, a Yoda y Obi-Wan, todos se identifican con algún personaje de poder, y Rey verdaderamente trae balance a la fuerza con su presencia en esta mitología.
Olvídate por un momento de tus gustos y preferencias y piensa en un panorama general. Seguramente cuando tu conociste Star Wars eras un niño, no comprendias su complejidad —que tampoco es mucha, seamos sinceros— y sólo querías jugar a los espadazos laser, ahora piensa en los niños actuales, y en como ahora ellos tienen más opciones para identificarse, niños y niñas que ven en Rey un modelo femenino poderoso y aspiracional.

 Mad Max: Furia feminista

 Si bien Star Wars nos presenta una visión positiva y esperanzadora de la galaxia, donde las mujeres dirigen movimientos de resistencia y son receptoras poderosas de la fuerza, Mad Max nos enseña un panorama un poco más violento.

La historia y los personajes son todo una gran metáfora del feminismo, todo gira alrededor de la cruzada de Furiosa por liberar a las esclavas sexuales de Immortan Joe.
Patriarcado: Sistema familiar, social, ideológico y político con el que los hombres -a través de la fuerza, los rituales, la educación, la tradición, la ley o el lenguaje- determinan cuál es o no es el papel que las mujeres deben interpretar.
El patriarcado es encarnado en la grotesca figura de hombres que se creen superiores a todos —Immortan Joe y sus hermanos, representan la opresión económica y la violencia—, que deciden la vida de los demás, tienen una obsesión por tener hijos varones y coleccionan esposas atractivas como si fueran objetos.
Todo esto adaptado en el mundo post-apocalíptico de Mad Max totalmente consistente con el universo que había creado a lo largo de todas sus películas.
Pero Mad Max no sólo trata de la furia de mujeres cansadas de ser oprimidas por un sistema, también nos demuestra que el varón como género no es el enemigo. Max y Nux son personajes varones que se unen a la lucha, el primero comienza más a fuerza que voluntariamente, hasta que eventualmente hace suya la causa, pues se da cuenta de que es lo correcto.
Nux, el war boy, ve cómo se derrumba su forma de vida y todo en lo que creía, después empatiza con las mujeres y tiene un cambio muy importante considerando quién es y de dónde viene.
 
 Feminismo para todos

 Estas no fueron las únicas producciones en darle un merecido e inteligente protagonismo a las mujeres, series como Agent Carter y Jessica Jones demostraron que los géneros de acción y superhéroes no tienen por qué ser un “festival de salchichas” y que una producción feminista no tiene que ser propaganda, ni tiene que encumbrar a las mujeres como seres superiores, simplemente demostrar lo que muchos ya sabemos: somos iguales.

El test de Bechdel es una prueba sencilla para detectar la brecha de género en una obra:
1) Aparecen al menos dos personajes femeninos.  
2) Estos personajes tienen nombre.  
3) Se hablan la una a la otra en algún momento.  
4) Dicha conversación trata de algo más que no sea un hombre.
Una mujer puede ser una heroína de accion, musculosa y ensangrentada, así como un hombre puede ser delicado, sensible y propenso a rabietas y cambios de humor —¿verdad Kylo Ren?—. Un hombre fuerte y viril puede ser feminista, puede ser un aliado y eso no lo hace menos hombre ni menos capaz.
Los tiempos están cambiando y con él muchos paradigmas, es cierto que aún hay mucho que superar, pero no hay por qué hacerlo en dos bandos, no se trata de hombres contra mujeres, ni es una carrera por ver quién es mejor.
El hombre también sufre abusos, también sufre violencia y es víctima del machismo tanto como las mujeres, por eso debe combatirse desde un frente común, aceptando los privilegios y buscando que todos disfrutemos de ellos por igual. Si puedes identificarte con Star Wars y Mad Max, te invito a que hagas un ejercicio de reflexión, si dos cintas tan buenas como estas pueden llevar el discurso del feminismo, este no debe ser tan malo.
Be Sociable, Share!

Deja un comentario