gaydar1

El radar lésbico es una construcción popular entre lesbianas tan poderosa que ya no se cuestiona su existencia y eficacia.

Eso no quiere decir, que las mujeres lesbianas seamos como superwoman, que con sus rayos infrarrojos vemos más allá de lo visible, sino algo así como criaturas esencialmente empáticas, telépatas, expertas en gestualidad, escrutadoras de los estados emocionales y extraordinariamente intuitivas.

En términos generales, eso que mucha/os catalogan como presentimiento, en nosotras es algo más tangible, sin necesidad de poner en juego todos los sentidos que conocemos, para descifrar las señales sensuales y corporales del resto de las mujeres.
Procesamos de forma automática e inconsciente esas señales y emitimos decisiones más intuitivas y menos reflexivas basadas en sensaciones y emociones.

No es algo que se pueda comprobar racionalmente, pero lo interesante de desarrollar esta capacidad extra intuitiva, es poder usarlo con fines amatorios, que nos pueda beneficiar y poder prevenir situaciones comprometidas.

Tampoco es algo concreto, pero por no poder verlo como los otros sentidos, no significa que sea inexistente. Aunque no podamos ver la intuición podemos ver las consecuencias de ésta con las mujeres: una posible y fidedigna conquista amorosa, o toda la pinta de hétero no prejuiciosa quedándose en una agraciada y duradera amistad.

Así, que podemos afirmar que las lesbianas tenemos nuestro radar lésbico muy activo y con una cobertura más allá de la frecuencia homosexual, aunque siempre hay quien anda con el radar un poco desorientado.

Casi me atrevo a compararlo con un GPS: los hay de muy baja calidad: que al final tienes que tirar de un mapa para situarte y llegar; los de mediana calidad: que llegas pero por un recorrido algo enredoso; y los de alta calidad: que llegas al punto exacto en menos tiempo del propuesto.

Pues con el radar pasa algo parecido, hay mujeres lesbianas con:

Un radar básico (baja calidad): éste lo traemos incorporado desde que nacemos todas las mujeres lesbianas, sólo funciona cuando es muy evidente, no se le exige el más mínimo esfuerzo perspicaz y pasa por alto a muchísimas conquistas que no detectarán nunca si no se le indican.
Un radar mediocre (mediana calidad): éste se consigue con unos años de experiencia en el mundo lésbico (es el más popular y conocido), tiene un poco más de alcance intuitivo, se requiere algo menos de esfuerzo perspicaz que el anterior, pero siguen escapándosele parte de las posibles conquistas que se encuentran a su alrededor, sobre todo las algunas bisexuales y todas las héteros.
Un radar sofisticado (alta calidad): éste sólo se nos concede a unas pocas lesbianas de pedigrí al nacer, situándose en el máximo escalafón de radares lésbicos, no requiere ningún tipo de esfuerzo perspicaz debido a que el alcance intuitivo es total llegando a ver muchísimo más allá de donde los otros dos radares anteriores, no se le escapa ninguna conquista, es más, en pocas ocasiones, consigue hasta las no posibles.

¿Con cuál te identificas tu?

gaydar

Be Sociable, Share!

Un comentario.

  1. Anna mendez dice:

    yo no me fío mucho de mi radar… jajajaja y como el otro día conocí la app de MagLes Match (y creo que es con diferencia la mejor app para conocer chicas lesbianas en España) ya no me preocupo por indagar si la chica que veo es hetero o lesbiana… ah! y me gusta que la app no este conectada a ninguna red social y eso me gusta por la privacidad. Ademas por fin tenemos una web con un diseño estiloso. A ver si la van conociendo más chicas…. 😛

Deja un comentario