Llevo siempre encima un par de besos con tu nombre, por si nos encontramos de rebote por la calle, en la presentación de un libro o en el restaurante más pintoresco de Madrid. Ojalá, ¿verdad? Así no volvería a olvidarme de dártelos a tiempo y en la zona que más me gusta de ti: tu sonrisa.

Por si acaso nos atrevemos a aguantarnos la mirada. Por si esta vez no salimos huyendo.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario