La literatura LGBT siempre ha sobrevivido en un discreto segundo plano debido a su contenido.

Jeanette Winterson, escritora británica nacida en Manchester en 1959, es una de las autoras de temática LGBT más importantes de Europa. Con un estilo vanguardista y apodada “La nueva Virginia Woolf”, Jeanette Winterson es una de las voces más frescas y poderosas en literatura LGBT.

Entre sus muchos trabajos, el más íntimo e impactante es su libro autobiográfico ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? En sus páginas, compartimos con ella su infierno particular. Adoptada por dos fanáticos religiosos, tuvo que aguantar la indiferencia de su padre y la severidad de una madre que escondía un revolver bajo los trapos de cocina.

¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?, le preguntó la señora Winterson a Jeanette, cuando ésta le reveló a los 16 años su amor por otra mujer. La señora Winterson quiso convertir a la joven Jeanette en una aliada de su misión religiosa, algo que la escritora no estaba dispuesta a consentir.

 

-Mamá…, quiero a Janey.

-Y tú encima de ella…, cuerpos calientes, manos por todas partes…

-La amo.

-Te di una oportunidad. Has vuelto con el Demonio. Escucha lo que te digo: o te vas de esta casa y no vuelves nunca más o dejas de ver a esa chica.

[…]

Ella miró a Janey. Me miró a mí. Dijo: “No eres mi hija”.

Poco importaba aquello. Ya era demasiado tarde para frases como esa. Yo tenía un lenguaje propio y no era el suyo.

[…]

Toda mi vida he trabajado desde la herida. Curarla significaba poner fin a una identidad, la identidad definidora. Pero la herida curada no es la herida desaparecida; siempre habrá una cicatriz. Siempre se me podrá reconocer por mi cicatriz”.

Este admirable libro es una ventana desde donde podemos asomarnos y empatizar con su autora, compartiendo con ella sus secretos, lágrimas, actos de rebeldía y amores. Entre sus páginas retrata de forma magnífica cómo aquella experiencia le ayudo a crecer como mujer y a creer en ella misma.

Be Sociable, Share!
Categorías: Con mano de bollo

Deja un comentario