abcguionistas Hablan con Constanza Fernández, autora del drama lésbico chileno “Mapa para conversar”

“Mapa para conversar”, de Constanza Fernández, un dialogado drama intimista con tres protagonistas femeninas, una mujer adulta, su madre y su novia, participa estos días en su primer festival europeo, la Semana de Cine de Valladolid, al que sucederán otras escalas en el Viejo Continente. El film, ya estrenado en su país de origen, Chile, se suma a otras dos cintas que en poco tiempo han tenido en el considerado conservador país austral personajes lésbicos. Dialogamos en exclusiva con la joven y debutante cineasta, que contó con una previa carrera como cortometrajista y se benefició para su opera prima del apoyo en el guion de la Fundación Carolina.

– Resúmanos por favor lo que cuenta en “Mapa para conversar”…
Es la historia de Roberta, una madre soltera en Santiago de Chile, con dos mujeres fuertes en su vida: su madre, alguien un poco invasivo, y su novia, una egocéntrica intelectual del “postporno”. La protagonista va a intentar integrar a estos dos seres queridos a través de un viaje en velero por las costas del Pacífico, pero se desatan las emociones y se vuelven impredecibles las acciones, igual que el mar…

– ¿Cómo ha sido hasta ahora la trayectoria de esta su opera prima?
Esta es una producción independiente, pequeña… La estrené en Chile, en el Festival de Santiago (Sanfic), y tuvo el premio a la dirección. Estuvo luego en otros dos festivales chilenos, y logró premios del público y a las actrices. Eso me ayudó a sacarla afuera, e hicimos el estreno internacional en el Frameline de San Francisco, y luego en el Outfest, ambos en Estados Unidos. Ahora estamos acá en Valladolid, que es un orgullo enorme, porque en Chile se considera un festival muy importante. La película tuvo precisamente su primer apoyo desde España, ya que cuando escribí los primeros borradores los presenté a las becas de la Fundación Carolina y la Casa de América, obtuve una y pude venir acá a Madrid a trabajar el guion. Así que volver a España es como cerrar un círculo, y creo que puede haber mucha afinidad con el público español.

– Su film viene a sumarse a otros dos, “Gatos viejos” y “Joven & alocada” que comparten personajes principales lésbicos. Chile tiene fama de ser un país muy conservador, ¿Cómo se explica está explosión de cine gay femenino en tan poco tiempo? ¿Es un signo de cambio?
Yo lo veo como una tremenda presión desde los productos culturales para esos cambios. Esas tres son las primeras tres películas en 100 años de cine chileno cuyas protagonistas tienen esta orientación sexual y que se hayan juntado las tres en tan poco tiempo es como una coincidencia enorme. Aparte creo que hay una efervescencia en Chile con el tema. Es tal la agenda de prensa, la agenda política… Hay mucha presión, a pesar de que hoy en día tengamos un gobierno de derechas, su ala más liberal ha apoyado un cambio legal para permitir las uniones civiles homosexuales. Sin embargo, aún no salió esa ley porque la derecha está bastante dividida sobre el tema. También tenemos una ley desde este año contra la discriminación, después de un lamentable asesinato de un joven homosexual por su condición. De todos los flancos está habiendo harta presión y creo que estamos en un momento bisagra de cambio cultural en ese sentido. Pero es cierto que Chile es el país más conservador de Latinoamerica. Se diría que esa cordillera andina nos aisla un poco de los movimientos sociales y los cambios. Así que vamos siempre un poquito en la retaguardia…

– Lo curioso es que en general, en el resto del mundo, el cine de temática homosexual es sobre todo masculino…
La invisibilidad lésbica es un fenómeno mundial. Es una orientación que no se muestra demasiado. Hay cierta línea en los gays hombres que son muy llamativos, exhibicionistas, y por tanto llaman mucho la atención. Es un fenómeno a estudiar y a comprender, de por qué en Chile pueden surgir tres películas cuando la industria es muy pequeñita protagonizada por mujeres. Llama mucho la atención…

– Tal vez tenga que ver con el hecho de que parece chocar menos por ejemplo la imagen de dos mujeres besándose que la de dos hombres…
Si, claro, no hay que olvidar que en la pornografía masculina siempre ha habido escenas con dos mujeres… Yo creo que en Chile el hecho que hayamos tenido a Bachelet de presidenta ha influido en que hubiera un protagonismo mayor de la mujer. Y si vamos a hablar de la homosexualidad, que es un tema candente en Chile, las mujeres también se toman un espacio. Pero sin embargo el “lobby gay” se lo han apropiado los hombres. Cuando los gays tienen poder no tienen miedo de decirlo, pero las mujeres como que no, prefieren ser reconocidas por otras cosas, y se toman el esfuerzo de ocultar esa parte y si tienen poder es por otro motivo.

– De las tres películas chilenas a las que aludíamos, “Gatos viejos” también tenía un choque familiar con una hija lesbiana. ¿Qué cree que diferencia la película de Sebastián Silva de la suya?
Mira, “Gatos viejos” para mí es sobre todo una película sobre la vejez y como afrontar la vejez de tus padres. Mi película va un pasito antes, de una generación no tan anciana, que todavía quiere tener influencia en las educación de las hijas. Con “Joven & alocada”, la mía y “Gatos viejos” estamos como cada diez años. En la primera la protagonista tiene 15-20, la mía 25-30 y la de Silva la hija tiene 30-40. Es como un recorrido de generaciones…

– El cine chileno se enfrenta a un mercado nacional muy reducido. En cierta manera usted ha sido afortunada…
Sí. Son pocas salas, poca población, pocas salas para el cine independiente, pocas políticas que promuevan la exhibición de ese cine nacional e independiente… Hoy en día las políticas de apoyo están centradas en la producción pero no lo hay sustancial en la exhibición, de manera que las películas que se están haciendo apoyadas por el gobierno están hechas para la exportación. Las de consumo interno son más comedias, películas de dinámica más televisivas que sí son apoyadas por la empresa privada y sí logran cifras contundentes de espectadores.

– Al menos usted pudo llegar a los cines…
Yo tuve en efecto la oportunidad de estrenar en salas, cosa que no es tan fácil. No tuve apoyo gubernamental para hacer la película, aunque postulé varias veces pero no los conseguí. Hice la película igual, con muy poco presupuesto. Y una vez que ganó premios me dieron un apoyo a la distribución, así que pude hacer una campaña, y darla a conocer, pude estrenarla en varias salas y estuvo dos meses en cartel. Además, hizo ruido, tuvo presencia en la prensa y generó comentarios.

– ¿Cómo contempla usted su propio futuro como cineasta? ¿Le interesaría tocar otros temas?
El futuro es muy incierto, pero mi necesidad sigue en los temas íntimos, en las relaciones humanas, en cómo escarbar un poco la moralidad de los personajes, y las relaciones cercanas, las familiares, las filiales, las de pareja… Es ahí donde me gusta escarbar.

Fuente: abcguionistas

Be Sociable, Share!

Deja un comentario