Trabajar en tareas tediosas

no implica felicidad.

Una vida igual de odiosa

a tu alma privará de libertad.

Olvidarás sonreír como hacías de pequeño,

de nadie tendrás piedad.

Rompiste tú mismo aquel sueño…

Esto sucede de verdad.

Si quieres tintar de color

tu monocromática existencia,

aléjate de tanto dolor,

recupera tu rumbo con urgencia.

Cuando decías “lo haré algún día”,

en el fondo a ti mismo te mentías.

Arruinándote por una cobardía

que a oscuras siempre sufrías.

Ten cuidado y vigila tu suerte,

no vayas a esperar demasiado,

y acabes en el lecho de muerte

cuando aún es muy temprano.

No merece la pena aguantar

en una vida simplona y predecible.

Quitar, negar, tachar, esquivar…,

son errores bastante flexibles.

Déjate de excusas y ponle de una vez

fin al miedo, a la ruina y las vacilaciones.

Resucita, mueve tu nuez

y di sin pudor: “estoy hasta los cojones”.

En blanco y negro la vida es callejera.

¿Crees que no mereces ser feliz?

Eso le puede pasar a cualquiera.

No permitas que te ocurra a ti.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario