sangre-lgbt

Su sobrino de ocho años tiene leucemia y necesita sangre con urgencia. Pero la sangre de Jenny Trujillo no sirve porque es lesbiana.

La ingeniera geóloga afrontó ayer uno de los , días más tristes e indignantes de su vida.  Rabia e impotencia. Así se discrimina en el Perú, país donde la sangre de una lesbiana es “no apta”, aunque oficialmente se diga que se trata de un mal entendido. Estamos llenos de malos entendidos, de malas prácticas y de verdades a medias.
jenny trujillo
En la clínica Angloamericana, Trujillo fue discriminada. Todo iba bien mientras llenaba el formulario. “Hasta que me preguntan si yo tenía hijos y le dije uno. Me preguntó si aún daba de lactar y le dije que mi pareja es la que tuvo al bebé. Entonces me informaron que era del grupo de riesgo y no podía donar”. El establecimiento se basa en las normas del Ministerio de Salud.

Luego le preguntaron si su hermana, la mamá del niño que necesitaba sangre, sabía de su condición de lesbiana. “Claro”, respondió Jenny. ¿A quién se pide ayuda en casos así?

La trabajadora que la atendió dejó abierta una posibilidad: que su hermana autorice. Pero luego se acercaron a mirar su brazo y le dijeron que ‘no tenía venas’ o ‘buenas venas’ para sacar sangre. Finalmente, solo tuvo que irse a casa. “Estas reglas apestan”, sostiene Jenny, indignada.

No es el primer caso de este tipo. En esta web denunciamos el caso de una comunicadora. A ella no la discriminaron. No era lesbiana. Pero al ver el formulario para donar sangre donde aparecía en el grupo de riesgo homosexuales y promiscuos, se quejó. Hasta se hizo pasar por lesbiana para confirmar la situación.

El Ministerio de Salud no responde hasta ahora.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario