4-fantasticos

Me pregunto por qué llevo más de un año escribiendo aquí sobre la visibilidad lésbica. Leo a continuación el artículo de Barbijaputa sobre el ‘Salvados’ de violencia de género. Leo también las noticias sobre las últimas agresiones a transexuales. Trazo una línea que una los puntos y sale el dibujo de esta entrada.

Como dice una amiga mía, me preocupan sobre todo los problemas que genera la invisibilidad en cuanto que soy mujer, que por ser lesbiana. Lo primero es lo primero, y antes de la lesbiana invisible, fue la mujer invisible.

Allá por los años 60 los señores Stan Lee y Jack Kirby, de Marvel Comics, se sentaron en su mesa y se pusieron a crear. “Venga, vamos a hacer otro equipo de supergente que salve al mundo de los malos todas las semanas. Va.”

Hay que saber que los padres y creadores de los superhéroes no se quedan en lo aparente a la hora de construir sus personajes ni sus historias. Además de proporcionarles musculitos y pijamas ajustados de colores, dotan a los personajes de catadura moral e intelectual y carácter psicológico.

Sabido esto, el guionista Stan le cuenta la historia a su dibujante, Jack:

“Pues nada, es la típica nave espacial accidentalmente bombardeada por unos rayos cósmicos que afectan a todos los que van dentro y en vez de morirse como es de esperar, mutan y deciden unirse para hacer el bien. Ya… Pero espera, que además se me ha ocurrido que en vez de un grupo de amigotes, que sea una familia al uso superpoderosa con sus cosas cotidianas. ¡Bieeeeeeen!

A ver, he pensado en un genio científico que será el jefe y se llamará Reed. Un tipo bueno y responsable de sien plateada, listo que te cagas, seriote y así como p’adentro. El típico madurito interesante… Un soso, vamos… Eso.

Como todo el mundo sabe que detrás de un gran hombre se esconde siempre una gran mujer… ¡Sí! ¿Quién? Una rubia, claro. ¡Ole! Y que se enamore perdidamente de él a la sabia y sensata edad de 13 años, le espere suspirando como corresponde a su juventud y género y después logre que se fije en ella, se casen y sea ya el amor de su vida para siempre. ¡Cómo mola!

Venga, otro, ahora un hermano, de ella, pero que no tenga novia, el típico guaperas ligón y un poco cabroncete… Yeah! Y que vuele envuelto en fuego, para que brille cual supernova. ¡Genial, tío! Pues ya está. Hermano a juego al canto y al otro flanco.

Y algún otro, ¿no? que parece que se queda esto desangelao… Quizás un amigo; de él, claro. Uno fuertote y bruto pero noble de corazón. Qué ideas tienes, Stan… Y lo dibujas a base de pedruscos naranjas aglomerados, en plan monstruito tierno, para que cada uno tenga bien claro su rol. ¡Y le llamamos la Cosa! Ahí lo has clavao, primo. Nos ha quedado un grupo fenomenal. Fenomenal no, fantástico y como son cuatro, ¿qué te parece si les llamamos los 4 fantásticos? Buáh… tío… eres un genio.

Oye, y de poderes, ¿qué? Porque ya hay uno que vuela y otro que está superfuerte ¿pero la parejita? Pues el científico… que sea elástico, ¿qué te parece? Lo hacemos de goma y que se estire y se retuerza pa to’los laos… ¿Y eso para qué sirve? Ya veremos, pero no le hace falta un superpoder demasiado espectacular, que pierde sentido el personaje. Él es el jefe, por tanto el más listo, es el que toma las decisiones importantes, el que tendrá que resolver los problemas serios y se verá en tesituras complicadas de hondo digerir. Sí, tienes razón… Ah, y claro, que a la hora de la verdad, el fulano anteponga su misión al amor que siente por su mujer, porque él sí sabe las prioridades y lo que hay que hacer, como el general Moscardó. Ok, ok. Y ella que lo entienda, claro… Sí, sí, cómo no lo va a entender…

¿Y la chica? Llevo toda la noche dándole vueltas y creo que ya lo tengo: ¡que sea invisible! Pero tío… que mira qué tetas le he puesto, que está cañón, que me ha quedao que ni Milo Manara… ¿cómo la vamos a hacer invisible? ¿Estás tonto? ¡Pero si ser invisible está guay! Así no llamas la atención. ¡Pero que no se le va a ver! Que sí, la dibujas con líneas discontinuas más claruchas y ya está. Bueno… ¿Pero qué va a hacer cuando haya que zurrarse? Mira, además de que nadie podrá verla, es capaz de fabricar campos de fuerza invisibles como protección para ella y los demás y así poder contener, proteger, controlar, salvaguardar… y todos los verbos imaginables que tengan que ver con cuidar a la familia, Jack. Bueno, mirándolo así…

Pero y cuando se quede embarazada, ¿qué? Porque tendrá que tener algún hijo, ¿no? Dos, la parejita. Pero no te preocupes, que la sacamos temporalmente de la serie y ponemos a otra. Tal cual, oye. Con estas mimbres, de escenas de conciliación de la Bescansa, ni hablamos.”

¡El poder y habilidad de Susan Storm, la Mujer Invisible, es resistir embates! A gusto se quedarían. Y supongo que sí, porque cuando terminaron, levantaron la cabeza y vieron que era bueno. Miraron alrededor y como coincidía… Somos la polla, amigo.

Tres personalidades para tres arquetipos de hombre: El listo discreto, el bruto sensible, el descarado encantador. La inteligencia, la fuerza, la impulsividad. Principio de pitufina para la mujer: Una sola en representación de todas las demás y portando todos, absolutamente todos los topicazos que según el sistema patriarcal, debe cumplir la mujer: Ella es guapa, arreglada, limpia y trabajadora, conciliadora, madre abnegada y fiel a su marido, discreta, suave, prudente… Impresionante.

Para terminar y redondear leo otro artículo de otro señor: ‘Advertencias a una señorita’ y su respuesta: ‘Advertencias a un macho condescendiente’. Titiriteros al calabozo y este señor en su casa escribiendo en un periódico… y tendrá familia… ¿hijas?

Más de lo mismo: olvidamos el sistema patriarcal como principio y final de la historia. Ahí empieza todo y con ello acaba la vida de muchas mujeres y se instaura una existencia invisible para las demás, con toda clase de grados de ocultación y de consecuencias según las compañías que te busques. Más de la mitad de la población mundial en inferioridad de condiciones. En parte es también el patriarcado instalado en nuestras cabezas lo que nos relega a la invisibilidad. De eso no se libra nadie, estamos patriarcalizados, patriarcalizadas. Así crecimos, así aprendimos y así se lo contamos. Si ustedes no lo ven, es lo mismo. Este es el quid de la cuestión: quitarle importancia al machismo de andar por casa, el que se queda en el lenguaje, en la tele, en los tebeos, en los bares, en las maneras de educar a los hijos y a las hijas… el que queda en las miradas.

Bah, sutilezas… ¿No, Stan?

Be Sociable, Share!

Deja un comentario