Desde la capital peruana Susana Villarán supera lo genético y aboga directamente por la rebelión sexual: “Hagamos la revolución. ¡Conviértete en lesbiana!”. Y financia la campaña con dinero de todos los limeños.

Hace unos días Aciprensa informó de que la Municipalidad Metropolitana de Lima (Perú), con el aval de su alcaldesa, Susana Villarán -quien ha apoyado las recientes ofensas en la Catedral de Lima y la misma que impuso la rotulación progay en los centros públicos, incluidas escuelas-, promueve con recursos públicos la campaña “Hagamos la revolución. ¡Conviértete en lesbiana!”, que comprende una serie de actividades que promueven el lesbianismo en la ciudad.

La campaña abandona los antes muy comunes tópicos genéticos -ningún estudio científico afirma que se nace homosexual por una cuestión genética u hormonal- y pasa directamente a la rebelión.

La campaña, que tuvo como fecha central el 13 de octubre, al que el colectivo de lesbianas decidió denominar “día de las rebeldías lésbicas feministas de América Latina y el Caribe” incluyó un “Besotón lésbico”, en el comedor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

La Municipalidad de Lima ha prestado diversas instalaciones en el Centro Histórico para los diversos eventos programados por el colectivo de lesbianas, como conferencias y la difusión de películas de temática lésbica.

La congresista Luisa María Cuculiza denunció esta actividad en la Comisión de la Mujer del Congreso de Perú, afirmando que “mientras la población le exige obras a la alcaldesa, su gestión destine tiempo y recursos públicos para promover convertirse en lesbianas, como dice esta publicidad”.

Ya en el pasado Susana Villarán, intentó imponer la ideología gay en la capital peruana, al promover una ordenanza que buscaba obligar a aceptar el “afecto homosexual”, en establecimientos públicos, incluidas las escuelas.

Esta tentativa fue paralizada por la presión de los padres de familia y ciudadanos, que en su mayoría profesan la fe cristiana.

Fuente: Hazteoir.org

Be Sociable, Share!

Deja un comentario