“HAY UNA REBELDE EN MI…”

“Hay una rebelde en mí —la Criatura de las Sombras. Es una parte de mí que se niega a aceptar órdenes de autoridades ajenas. Se niega a aceptar órdenes de mí voluntad consciente, desafía la soberanía de mi propio gobierno. Es la parte de mí que odia los constreñimientos de cualquier clase, incluso los auto impuestos. Al mínimo amago de cualquier otro de limitar mi tiempo o espacio, patalea con ambas piernas, se desboca.”

Anzaldúa ha contribuido con la definición de feminismo, así como también en el área cultural de la teoría chicana y queer (lesbianas y gays). Una contribución muy especial fue la introducción del término mestizahe para el público estadounidense, que significa la concepción del estado de estar ‘más allá’. En sus trabajos teóricos, Anzaldúa invoca una nueva mestiza (“new mestiza”), que ella describe como un sujeto consciente de sus conflictos de identidad y usa el término el nuevo ángulo de visión (“new angles of vision”) con el fin de retar el pensamiento binario en el occidente. El modo de pensar de la “new mestiza” se encuentra ilustrado en el feminismo post-colonial.

Mientras que la raza normalmente divide a la gente, Anzaldúa le pide a la gente de diferentes razas que confronte sus miedos a fin de incorporarse a un mundo donde haya menos odio y sea más fructífero para todos. En “La Conciencia de la Mestiza: Towards a New Consciousness”, un texto usado en cursos para estudios sobre la mujer, Anzaldúa insiste que el separatismo invocado por los chicanos no ayuda a mejorar la causa, más bien, lo que hace es mantener la división racial estancada en el mismo lugar. Muchos de sus trabajos retan el statu quodel movimiento en el que ella se involucra. La idea de retar a esos movimientos es contribuir a que un verdadero cambio ocurra en el mundo, no exclusivo de algunos grupos solamente.

Anzaldúa es reconocida como una mujer muy espiritual, su abuela fue una curandera. En muchos de sus trabajos ella invoca su devoción a la Virgen de Guadalupe, divinidades Náhuatl/Toltecas, y la mitología YorubaOrishás Yemayá y Oshún. En sus últimos escritos, ella desarrolla un activismo espiritual para describir como los actores sociales contemporáneos pueden mezclar la espiritualidad con la política a fin de hacer un cambio revolucionario.

Anzaldúa muere el 15 de mayo del 2004 en su casa en Santa Cruz por causas de la diabetes, a  pocas semanas de terminar su disertación del doctorado en la Universidad de California, Santa Cruz.

Reseña de Jéssica Marrero.

Be Sociable, Share!
Categorías: CMB-2011, MemorabLes, Noviembre

Deja un comentario