Ilustración de Olivia Hardy

Rupturas de verano, un clásico. En septiembre ya no nos preguntan “¿qué tal te ha ido en las vacaciones?”, sino “¿te enteraste qué tal o cuál se separaron?!”, frase que escucharemos varias veces acompañada de la correspondiente cara de estupor, porque “eran la pareja perfecta” o “¡se las veía taaan bien!” MEEEECK, ERROR.

 El mercado de verano y los nuevos fichajes se dan más activamente en los bares bollos, que en la Liga de Fútbol Española, con la consabida rueda de prensa improvisada ante una birra.

 Este verano no será la excepción, así que a fin de centrarnos en la verdadera futura inversión, aconsejo comprar los billetes de avión con opción a cambio – de fecha y nombre – en caso de comprarlo nosotras, o no en caso que lo pague tu pareja… y que se los meta por donde quiera cuando rompamos, la muy zorra…, dicho esto siempre desde el más profundo y sincero cariño por el tiempo compartido.

 Quizás como consecuencia de los escotazos de verano, pasar las 24 horas durante demasiados días juntas, una creciente falta de deseo a base de rutina, las ganas de vivir algo diferente o todo esto junto, se abre la oferta de solteras en búsqueda de olvidar y/o recobrar el tiempo perdido.

 11 años, 4 años, que se habían casado hace poco o planeaban hacerlo este año. Ni el tiempo ni haber conformado una unión legal nos libra de que un día nos encontremos repartiéndonos los tupperware, los recuerdos de viajes juntas (que los quieren ambas o ninguna) y actualizando nuestra situación sentimental vía internet.

 “No sos vos, soy yo”. Título de película argentina que resume el rollo que te cuelgan cuando quieren romper contigo intentando no hacerte daño, aunque sí ofender nuestro cerebro, porque no somos tontas y podrían simplificar con el clásico-folklórico “se rompió el amor” (léase: no hay plan B, coge tu finiquito y gracias por los servicios prestados).

 “Démonos un tiempo”, ¿PARA QUÉ? Ya puedes ir enterrando tu corazón roto, que se transformará en petróleo antes que ella decida que ya pueden volver. Sin olvidar la putada de hacerte mirar cada día el calendario pensando si ya sería prudente llamarla “para ver cómo está”, cosa que harás a los 5 minutos de que ella haya cruzado la puerta de calle ¡con su maleta!

 Terceras, cuartas y décimas personas; nuevas, recicladas o cruce de parejas. Estamos en verano chicas… que tenemos ojos y la carne es débil cuando la cosa lleva rato sin funcionar, así que quedan dos opciones: 1- alimentamos la pasión para que no le queden energías de buscar algo fuera de la pareja o, 2- boicotéala: intenta que no se depile y se deje las uñas largas; con suerte le dará corte que un ligue la vea así y/o que “la otra” huya ante la posibilidad de un micro-desgarre. Porque lo de las uñas largas y esmaltadas de las actrices de pelis porno sólo se le podían ocurrir a directores hombres…

 Como en todos los buenos clubes de 1era División, los locales bollos se irán repartiendo las nuevas jugadoras (que aunque repetidas, aceptan el reto con espíritu renovado) seduciéndolas con fiestas en la playa / piscina o en hoteles mega-chic, noches temáticas patrocinadas por cervezas / gins / vodkas pero nunca un buen Prozac… nos quieren ver vomitando, pero felices, no…¡ ingratas empresas expendedoras de adicciones legales!

 A veces la expectativa trae su recompensa o casi…

Se deja caer “Cristiana Ronalda”, R9. Se sabía/ se rumoreaba, hasta que un día por fin ¡salió del armario! y apareció en el campo desplegando olas de suspiros. Aquí ningún esfuerzo monetario es suficiente, porque cotiza bien, aunque esperes un rendimiento físico superior que no termine de llegar, siempre podrás mostrarla al mundo y quedará monísima en la foto del Facebook con sus modelitos blanco-Ibiza nuevos.

 CONCLUSIÓN:

Si perteneces a las jugadoras esperando club o que alguna “representante” descubra tus habilidades, haz un esfuerzo y pavonéate desplegando pluma cual pavo real, que la peña no está para mensajes encriptados o Con Copia Oculta. El horno está para bollos.

Si este año no te ha tocado y sigues en pareja – ¡cuidado! – es inevitable que alguna vez te suceda aunque, con suerte, vuelvas a ser fichada por el mismo club que te dio salida: nos dan en préstamo y después quieren recuperar la inversión inicial, ahora más experimentada… la pregunta es: ¿QUERRÁS VOLVER TÚ O POR FIN DESCUBRISTE QUE HAY MEJORES CAMPOS DONDE SUDAR Y QUITARTE LA CAMISETA?

Escrito por: María Pía

Be Sociable, Share!
Categorías: Agosto, CMB-2011, Cuenta-Les

Deja un comentario