La Fiscalía pide dos años de prisión y 6.480 euros de multa para tres chicos que el pasado 10 de octubre de madrugada increparon y agredieron a una mujer lesbiana después de dar un beso a su pareja en una cafetería de la Vía Laietana en Barcelona. En su escrito, el fiscal considera que el grupo de chicos cometieron un delito contra la integridad moral y otro de lesiones.

Los hechos se produjeron cuando las dos víctimas salieron del Hard Rock Café de Plaza Catalunya, donde trabajan, y se dirigieron en una cafetería después de acabar su jornada laboral. Allí, mientras conversaban se dieron un beso y un grupo de chicos las insultaron y, además, uno de ellos le enseñó sus partes íntimas desde detrás el cristal. Una de las chicas salió del bar y les reprochó su actitud, momento en que uno de los acusados la empujó hasta hacerla caer sobre una papelera y otro le dio un puñetazo.

Indemnización por las víctimas

El fiscal solicita que se indemnice con 1.480 euros por las lesiones y los daños morales causados y 500 más para su pareja. Los hechos se produjeron a las cinco y media de la madrugada del 10 de octubre del 2016 en la cafetería ‘Original’s Bakery’ después de que las dos chicas, pareja sentimental y compañeras de trabajo, acabaran su jornada laboral. Fue entonces cuando se acercaron un grupo de cinco personas, de las cuales dos no se han podido identificar, y las increparon para besarse en público. Uno de ellos entró dentro del local mientras otro se bajó los pantalones y le mostró sus testículos enganchados al cristal.

Una de las chicas salió del establecimiento para reprocharlos estos hechos, momento en que fue rodeada y empujada primero y golpeada después, hecho que le hizo sangrar de forma abundante y por lo cual tuvo que recibir asistencia médica.

La víctima, sin embargo, intentó perseguir a su agresor pero sus amigos la volvieron a empujar y coger para evitar que pudiera atraparlo. Finalmente, dos clientas, también pareja sentimental, la auxiliaron y juntas huyeron detrás del autor de la agresión, que finalmente escapó refugiándose en la parada de metro de la plaza Tetuán, según el relato del fiscal.

Se da la circunstancia que uno de ellos, de nombre Miguel, tiene antecedentes por un delito de lesiones, mientras que los otros dos también tienen antecedentes pero no computables a efectos de reincidencia.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario