Una nueva investigación realizada en la Universidad de Stanford, en estados UNIDOS, revela que el régimen nazi había una “tolerancia limitada” para la homosexualidad femenina, probablemente por considerar que las mujeres no tenían tanta importancia social como la de los hombres.

El investigador Samuel Clowes Huneke examinó los archivos de la policía de la década de 1940, involucrando casos de homosexualidad, y llegó a la conclusión de que había “una existencia más normal en la experiencia diaria de algunas lesbianas en el Tercer Reich”, cita la Universidad de Stanford en su sitio web.

Los los hombres homosexuales eran perseguidos, durante el régimen nazi, y cerca de 50 mil han sido condenados en ese período. De estos, entre cinco mil a 15 mil fueron enviados a campos de concentración y el 60% de ellos habrán muerto, según los datos disponibles.

La Ley incluía la criminalización explícita de los actos homosexuales entre hombres, pero no había referencia a las mujeres y hay, de resto, muy pocos documentos o referencias a las lesbianas durante la dictadura de Hitler.

a Pesar de ello, Huneke encontró cuatro casos de ocho mujeres investigadas por la policía criminal de la Alemania nazi – la Kriminalpolizei o Kripo -, por la acusación de homosexualidad.

El investigador llegó a estos archivos los archivos estatales de Berlín, con testimonios firmados de los acusados y de los testigos, y concluyó que todas habían sido denunciadas por vecinos, compañeros de trabajo o familiares.

“Que estas ocho mujeres han sido denunciadas a la policía criminal de Berlín, a principios de los años 1940, es impresionante por sí solo, dado el silencio de los archivos en lo que se refiere a la homosexualidad femenina”, escribe Huneke en el artículo científico publicado en el Journal of Contemporary History.

El investigador también se encontró con notas de que no habría suficientes indicios para condenar.

Ahora bien, “para estudiosos acostumbrados a ver en el estado nazi una selva de jurisdicciones superpuestas, de iniciativa personal y de la ley basada en los deseos del Führer, este es un retrato curioso del sistema de justicia nazi, marcado por una inesperada preocupación por la estricta interpretación de los estatutos”, considera Huneke.

El caso de Margot Holzmann, una lesbiana judía que vivía en Berlín, sorprendió especialmente el investigador. Esta mujer se casó en 1941 con un empleado chino, pasando a tener la nacionalidad china y tendrá que evitar, de este modo, la deportación a un campo de concentración.

Fue el marido que la denunció cuando tuvo conocimiento de su caso de lesbianas, pero la policía acabó por no hacer nada en contra de ella.

francamente extraño que la policía criminal insistes, en varios documentos, sobre las protecciones otorgadas a una lesbiana judía alemana, en virtud de su ciudadanía china”, señala Huneke en la investigación.

Ante estos datos, el investigador no duda de que había un”nivel de tolerancia” para con la homosexualidad femenina en el régimen.

“El género es, quizás, la razón por la que las lesbianas no eran perseguidos de la misma manera” que los homosexuales masculinos, concluye Huneke, notando que la homosexualidad femenina era “menos amenazante” para la sociedad y para el ideal de reproducción de la especie.

Y, en el fondo, las mujeres también tendrían menos importancia social, una vez que no tenían una gran participación en la vida política activa.

Huneke repara aún que esta “tolerancia” hacia las lesbianas también refleja “las negociaciones complejas entre la represión y la tolerancia de que los regímenes autoritarios dependen”.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario