Archive for the ‘Sara Levesque’ Categoría

este cariño maldito px89820

Llevo siempre encima un par de besos con tu nombre, por si nos encontramos de rebote por la calle, en la presentación de un libro o en el restaurante más pintoresco de Madrid. Ojalá, ¿verdad? Así no volvería a olvidarme de dártelos a tiempo y en la zona que más   Read More ...

my-days-of-mercy

  De nuevo la hermosa Ellen Page regresa a la pantalla grande, esta vez de la mano de Tali Shalom Ezer, en el filme My Days of Mercy. Junto a Kate Mara, interpretarán a dos mujeres que, a pesar de contar con opiniones completamente opuestas sobre la pena de muerte,   Read More ...

yo

¿Nos escapamos a Alsacia? Quiero proponerte una locura. Después de este paréntesis de años borrados, nos lo merecemos. Francia siempre ha sido simbólica para ambas; nunca hemos disfrutado juntas de su atractivo. Fuguémonos un ratito. Vivamos al límite sin fronteras. Sin pensar. Desearía estar allí contigo, besarte sin temores, matarnos   Read More ...

thumb

Trabajar en tareas tediosas no implica felicidad. Una vida igual de odiosa a tu alma privará de libertad. Olvidarás sonreír como hacías de pequeño, de nadie tendrás piedad. Rompiste tú mismo aquel sueño… Esto sucede de verdad. Si quieres tintar de color tu monocromática existencia, aléjate de tanto dolor, recupera   Read More ...

thumb

Tienes unos ojazos de un exquisito color miel. Tu mirada es profunda, casi interminable. Al otear dentro me pierdo y siento que no me corre prisa hallar la salida. Cuando estás nerviosa, preocupada o asustada, quiero saber si te tranquiliza que te llame “corazón”, aprovechándome de los apelativos cariñosos. O   Read More ...

thumb

Ven, que estás muy guapa para andar lejos. Ven y mátame de ganas al desnudarte. Ven a sacarme los colores de mi vida gris. Ven a la cama, pero no a dormir. Desvístete hasta la piel, despega mi ropa y ven. Deja que te coma y te devore, y luego   Read More ...

thumb

Son las tres y diez de la mañana. Me apetecen unos cigarros y hablar sobre ella. No necesariamente en ese orden. Aún queda mucho para que amanezca; para mí, el día ya ha empezado. En cuanto dejo de soñar dormida para hacerlo espabilada. Imagino que fue tarde para ser sincera,   Read More ...

thumb

Herido diario: Anoche soñé con ella. Soñé que volvía sin avisarme. No me molestaba, sólo verla borra todo lo demás. Soñé que me daba un pico juguetón. Y yo, sí y no, lo esquivaba porque tengo novia…; pero lo quería. Soñé que la recordaba cuando fuimos al teatro. Ella me   Read More ...

thumb

Si pudiera, si me dejaras, si me lo permitieras, te escucharía y luego te besaría la voz. Después de besar las lágrimas de las nubes, porque a veces cuando te leo me hablas a través de ellas. Siempre lo haces, a ratos eres auténtica, a ratos das miedo. Sea como   Read More ...

thumb

Antes de conocerte, subsistía en el boceto de una vida sin sueños. Entonces, apareciste una tarde a mediados de otoño. Surgiste como surgen las buenas ideas: sin avisar. Y mi vida resucitó. Así empezó todo. De la manera más tonta. Ojeamos tantos atardeceres juntas… y todos en silencio. Fantaseaba con   Read More ...

thumb

“Hacer el amor” es una expresión absurda. Tú no dices “he quedado con una amiga para hacer la amistad”. Somos así. Hacer el amor solo es la manera que tienen los sentimientos de practicar ejercicio, de fortalecerse. Pero si tuviera que profundizar en este tema, diría que mi postura favorita   Read More ...

thumb

A pesar de no haberme prometido nunca nada, ni siquiera un insulso “tal vez” de madrugada, dueles mucho más de lo que me convendría; se me desgarra una y otra vez la herida. Eso es jodido, teniendo en cuenta que tú tendrás a otra a la que le prometerás toda   Read More ...

thumb

Nuestra historia empezó realmente bien; casi parecía irreal. Luego se fue torciendo poco a poco, sin avisar. Pasamos de la utopía a la misantropía. Empezamos a creer que sabíamos de todo cuando no teníamos ni puta idea. Y acabó de la peor manera: un abismo de silencio que nos separó   Read More ...

thumb

Subida al escenario estabas, con el jersey de punto que tanto resaltaba tu figura. Un pañuelo de cuadros te abrazaba los hombros. No combinaba para nada con el resto de tu ropa, pero te hacía especial, como solo tú eres. Y los poemas sujetos con las dos manos, como si   Read More ...

thumb

Qué bien sabe un cigarro de madrugada. La primera calada, en especial. El humo, al ascender, dibuja las letras de tu nombre en trazos barrocos. La toxicidad del tabaco se suma a la tuya; así dueles menos. Te escapaste como se escapa esta neblina venenosa por mi ventana abierta. Se   Read More ...