deshojandomargarita

Como mujer lesbiana, he sabido no ser yo, conocido los riesgos a perderme y malvivido en las entrañas de un armario. Esa oscuridad me protegía mientras me negaba a lo evidente por miedo a las consecuencias de la lesbofobia, ¡pero créanme, no me compensaba!.
Por su puesto que fue mi decisión y responsabilidad buscar el momento más idóneo y las herramientas necesarias para que al salir de ese deterioro y debilidad existencial, resultara lo más natural del mundo.
Nadie me dijo que escapar de aquella auto-humillación fuera fácil, pero sí que merecía la pena ponerme al mismo nivel que los/as demás, y que, sin duda alguna, la recompensa sería el principio de mi felicidad.
Pero mientras pasaba el tiempo, ese tiempo que le robaba a mi vida en silencio, la fe de mis palabras perdían identidad, mientras que la mitad de mi, se iba desvaneciendo en el reflejo de mi espejo.
Hoy, todo aquello es un mero recuerdo de una adolescente indecisa, incompleta, perdida en mi propia realidad de entonces, por miedo a ser invisible ante el mundo.
Hoy, me he unido en matrimonio a una mujer, mi familia y amistades fueron testigos de la decisión que tomé en aquel oscuro pasado de ser libre, de quedarme en el Sí.

A día de hoy, siguen habiendo muchas mujeres que navegan entre el ahora sí y ahora no, como “quien decide qué zapatos ponerse dependiendo de la ropa que lleve puesta”.

Ahora sí que estamos en la intimidad de una alcoba; Ahora no que estamos en compañía del mundo.
Ahora sí que estoy en un espacio donde todas somos iguales; Ahora no que la visibilidad significa mi existencia como lesbiana.
Ahora sí que tu has luchado por mis derechos; Ahora no que no se me reconocen mis derechos.
Ahora sí que mis iguales no me excluyen; Ahora no que las/os demás puede que me excluyan de los grupos a los que pertenezco.
Ahora sí que que las luces del cine se apagan; Ahora no que al encender las luces se pueden mofar de mis sentimientos.
Ahora sí soy tu novia a solas y para contigo; Ahora no estando en compañía somos amigas.

…y así podría seguir con muchísimas escenas, momentos, situaciones que pensamos que ahora sí podemos ser nosotras mismas, y ahora no… mejor no me muestro, no me dejo reconocer, no me libero.

Nada tiene un mayor impacto en tu destino que las decisiones que tomes en la base del día a día, por lo que la vida que lleves en el futuro será el resultado de las decisiones que tomes en el presente.

¿De qué depende que te quedes en el SÍ?

Be Sociable, Share!

Deja un comentario