Escribir, no es tarea fácil. El problema radica en que, cuando comienzas, deseas encontrar palabras mágicas que te ayuden a escribir esas ideas originales e interesantes que enganchen a quienes te leen.

Desde mi limitada experiencia, lo primero, es encontrar un tema que te inspire, que controles muy bien para transformarlo en una buena historia, o mejor, el reflejo de tus pensamientos reales o imaginados.

Particularmente a mí, me inspiran las dos discutidas caras de mi orientación sexual.  Una, positiva: “el orgullo que siento al ser lesbiana; de querer normalizar y reivindicar mi elección sexual”. La otra, negativa: “sentirme ciudadana de segunda, discriminada, insultada y arrinconada”.

Como bien dijo Adrienne Rich:

 

Para nosotras el proceso de nombrar y definir no

es un juego intelectual, sino una captación de nuestra

experiencia y una llave para la acción. La palabra lesbiana

debe ser confirmada porque descartarla es colaborar

con el silencio y la mentira acerca de nuestra existencia

misma, es hacernos caer en el juego de la clandestinidad

y volver de nuevo a la creación de lo inefable”.

 

 Saberme lesbiana y poder compartirlo, es comenzar mi propia conquista de libertad. Este blog, y siempre CON MANO DE BOLLO, pretende ser ese espacio conquistado, donde la verdad de mi palabra y la sutileza de mis sentimientos, me rescaten de la clandestinidad.

 Dicen mis amigas, que mi propia historia y vivencias, dan mucho de sí. Es ahí donde me transporto cuando escribo. Claro, que siempre con pequeñas dósis de imaginación, y en ocasiones, transito por un mundo inexistente donde estoy presente como observadora y partícipe.

 Concentrada en las necesidades de mi universo, absorbo con avidez la realidad y experiencias que se me presentan, tomando conciencia con el más allá de una fantasía o realidad que solamente yo soy capaz de ver y sentir.


Be Sociable, Share!
Categorías: CMB-2008, CMB-Les, destacada, Enero

Deja un comentario